ENTREVISTA EN EL DIARIO DE CÁDIZ

En esta entrada os dejo la entrevista que me hicieron desde el Diario de Cádiz. Podéis encontrar el artículo clicando aquí.

“En tres sesiones de fisioterapia se puede acabar con el cólico del lactante”

Desde un cólico del lactante, a una tortícolis congénita, hasta los incómodos mocos que impiden respirar al bebé pueden ser tratados por un fisioterapeuta pediátrico. De ésta y otras dolencias comunes nos habla Laura Aparicio, que desde hace unos años trabaja en este campo, mejorando la salud de los más pequeños.  

“Hay mucho desconocimiento al respecto, pero con fisioterapia puede mejorar bastante e incluso desaparecer el típico cólico del lactante”, explica. “A veces con tres sesiones es suficiente, y se pueden ahorrar tres meses de llanto y desesperación”, asegura. “Otras veces requiere alguna que otra sesión más pero, desde luego, siempre mejora”.

Y no solo cólicos o reflujos, que a tantas mamás y papás traen de cabeza, sino que existen muchas otras afecciones comunes para las que un fisioterapeuta infantil tiene respuestas. “Ocurre con la plagiocefalia o la braquicefalia, que es cuando se produce una deformidad craneal y suele aparecer cuando el bebé está casi siempre apoyado de la misma parte de la cabeza o cuando está bocarriba, respectivamente”, puntualiza. “Pero lo que la gente desconoce es que no se trata únicamente de una cuestión estética, sino que puede derivar en otro tipo de problemas en el desarrollo visual, por ejemplo, y se puede tratar”. Además, “suele ocurrir no solo en bebés tranquilos que no se mueven mucho, sino en bebés hipotónicos, es decir, que no tienen mucho tono muscular o en bebés con un retraso motor”.  

También menciona la tortícolis infantil, con la que muchos pequeños nacen ocasionadas por el parto y “provocan que los bebés siempre miren para el mismo sitio, por lo que es un problema y hay que rehabilitar”.

Respecto a la muerte súbita, Laura Aparicio asegura que debido al miedo que suscita se evita poner a los niños bocabajo, “pero es importante ponerlos un ratito para que cojan fuerza en el cuello”. Esta postura siempre es incómoda para ellos, “probablemente no quieran, pero es necesario hacerlo porque, de lo contrario, si pasan mucho tiempo bocarriba dejan de adquirir fuerza y no son capaces de moverse por ellos mismos, así que hay que estimularlos”. 

También trabaja el campo de la fisioterapia respiratoria, “que no solo ayuda a aliviarlos y sacarles los mocos, si no que sirve para tratar otro tipo de enfermedades respiratorias y evitar incluso las temidas bronquiolitis”. 

Éstas y otras muchas dolencias son tratadas por estos profesionales, de los que existen pocos en Cádiz en el ámbito de la pediatría. Y una de ellas es Laura Aparicio, que trabaja en varias clínicas y también por su cuenta (Facebook: Laura.Fisiopeques). Su ilusión es montar su propia clínica y seguir estudiando e investigando en este campo que tanto le apasiona, tratar a través de la fisioterapia pediátrica y la atención temprana a los más pequeños de la casa y ayudarles a llevar una vida con más calidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu carrito