EVITA LA NEUMONÍA GRACIAS A LA CORRECTA LIMPIEZA DE MOCOS

Los bebés y niños pequeños, al no tener bien desarrollado el sistema respiratorio, son vulnerables a diversas enfermedades, y una de las medidas más simples pero fundamentales para prevenir complicaciones es la limpieza adecuada de los mocos. Aunque pueda parecer algo muy simple como pasar un pañuelo por la nariz, una limpieza adecuada pasa por liberar los conductos nasales para evitar la acumulación en zonas más inaccesibles, que es donde puede llegar a producirse el verdadero problema.

Los peques, especialmente los menores de 2 años, aún no han desarrollado completamente su sistema inmunológico, lo que los hace más vulnerables a infecciones respiratorias. Los mocos, aunque son producidos como respuesta natural del cuerpo a agentes externos irritantes o infecciosos, pueden convertirse en un caldo de cultivo para bacterias, virus y otros gérmenes, aumentando el riesgo de infecciones.

La nariz es la primera barrera de defensa del sistema respiratorio. Los peques respiran principalmente por la nariz, pero su capacidad para eliminar los mocos es limitada, por eso cuando los conductos nasales se obstruyen los mocos les dificultan la respiración y los pequeños pueden desarrollar una serie de problemas, desde molestias leves hasta complicaciones respiratorias graves. Además, los bebés que respiran principalmente por la boca son más propensos a inhalar partículas dañinas, aumentando aún más el riesgo de infecciones.

OJO: Un virus puede colonizar únicamente las vías altas. De igual forma, si el virus que nuestro peque ha contraído es un virus que infecta las vías respiratorias bajas, aunque limpiemos el moco de la cavidad nasal, no podremos evitar que termine por colonizar las vías respiratorias bajas.

Consejos para evitar complicaciones respiratorias

La limpieza regular de los mocos no solo alivia la incomodidad del bebé, sino que también previene enfermedades respiratorias más graves. Aquí hay algunas prácticas recomendadas para mantener las vías respiratorias de los bebés y niños pequeños libres de mocos:

  • Humedad del Ambiente: Procura mantener la humedad del ambiente de casa entre un 40% y un 60%. En caso de salir de estos límites, podemos usar un humidificador o deshumidificador.
  • Posición Elevada al Dormir: Colocar al bebé en una posición ligeramente elevada al dormir en caso de tener mocos puede ayudar a mejorar la respiración.
  • Evitar la Exposición al Humo del Tabaco: La exposición al humo del tabaco aumenta el riesgo de infecciones respiratorias. Es crucial mantener a los bebés alejados del humo del tabaco para proteger sus vías respiratorias. Es necesario tener cuidado también con el tabaquismo pasivo.
  • Acudir a un fisioterapeuta infantil para la limpieza total de las vías respiratorias. Un fisio respiratorio especializado en niños sabrá cómo aplicar correctamente las técnicas de fisioterapia respiratoria y además podrá llevar un seguimiento y control del peque, dando consejos personalizados a sus circunstancias y recomendando otras medidas en caso necesario.

Fisioterapia infantil para la limpieza de mocos

Si estás buscando un fisioterapeuta infantil especializado en fisioterapia respiratoria y limpieza de mocos, en Fisiopeques podemos ayudarte.

Cada año, numerosas familias acuden a nuestro centro para atender las necesidades de sus peques. No sólo para aliviar los problemas ocasionados por los mocos, también como forma de prevenir complicaciones de enfermedades respiratorias como la neumonía. Recuerda que la forma de sacar los mocos de las vías respiratorias más bajas es este tipo de terapia. Si tu peque tiene congestiones muy frecuentes que se le complican, pide cita en Fisiopeques y te atenderemos lo antes posible.

¡Estaremos encantados de ayudarte a mejorar su calidad de vida!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *