Síndrome del bebé sacudido

El síndrome del bebé sacudido es una forma devastadora de maltrato que puede tener consecuencias graves y a menudo irreversibles para la salud del bebé. En este artículo hablaremos sobre las nefastas consecuencias de los movimientos bruscos del bebé ya sea por accidentes, por juegos bruscos o maltrato y cómo la fisioterapia puede ayudar a estos peques a recuperar su calidad de vida.

¿Cómo se produce el síndrome del bebé sacudido?

 Esta condición se produce cuando un bebé es agitado violentamente por un cuidador u otra persona, lo que resulta en un movimiento brusco de la cabeza hacia adelante y hacia atrás. Este movimiento puede causar daño cerebral grave debido a que el cerebro se mueve dentro de la cabeza del peque, por lo que también se producen lesiones en el cuello y la médula espinal.

Los bebés son especialmente vulnerables a los movimientos bruscos porque sus cuellos son más débiles, sus cabezas son más grandes en proporción al resto de su cuerpo y sus sistemas nerviosos inmaduros hacen que sus cerebros sean más susceptibles al daño por sacudidas violentas.

Debemos saber que este síndrome no se produce por un balanceo, ni por un suave trote de rodillas durante el juego, ni por los baches en carretera, sino por una repetición violenta de movimientos bruscos y golpes. Sin embargo, debemos tener cuidado a la hora de calmar a un bebé a la hora de hacerlo dormir, ya que muchos padres pierden la paciencia y sin querer hacerles daño, pueden ser más bruscos de la cuenta.

También puede ser peligroso imitar ciertos vídeos que vemos por internet y por las redes. Si quieres hacer algún tipo de ejercicio similar, consulta primero con un fisioterapeuta pediátrico que te indique cómo hacerlo correctamente sin riesgos para el bebé.

Síntomas del bebé sacudido

Los síntomas del síndrome del bebé sacudido incluyen irritabilidad extrema, letargo, dificultad para alimentarse, vómitos, convulsiones, dificultad para respirar e incluso pérdida del conocimiento. En algunos casos, los síntomas pueden no ser evidentes de inmediato y tardar años en aparecer, lo que hace que el diagnóstico sea más difícil.

El hecho de que los síntomas no sean visibles a primera vista hace más complejo el diagnóstico del síndrome del bebé sacudido y es necesaria una evaluación por parte de médicos y especialistas en pediatría. Las pruebas de diagnóstico pueden incluir resonancias magnéticas, tomografías computarizadas y exámenes oftalmológicos para detectar signos de sangrado en el cerebro o la retina.

¿Qué se puede hacer cuando el bebé ha sufrido sacudidas?

El tratamiento del síndrome del bebé sacudido se centra en estabilizar al bebé y minimizar el daño cerebral. En algunos casos, puede requerir intervención quirúrgica para aliviar la presión dentro del cráneo o tratar otras lesiones graves.

Las consecuencias a largo plazo del síndrome del bebé sacudido pueden ser devastadoras. Muchos bebés que sobreviven a una sacudida violenta pueden enfrentar discapacidades físicas y cognitivas de por vida, que pueden incluir parálisis cerebral, retraso en el desarrollo, pérdida de la visión o audición, convulsiones y problemas de comportamiento. Por supuesto, no todos los casos son iguales.

La fisioterapia neurológica puede ayudara mejorar la función física, la movilidad y la calidad de vida de estos bebés, al tiempo que brindan apoyo y orientación a las familias en su proceso de rehabilitación.

¿Cómo trabaja la fisioterapia infantil en los casos del síndrome del bebé sacudido?

Como ya hemos comentado, la fisioterapia trabaja en los distintos campos en función del daño que presente el menor.

Por ejemplo, si se ha producido contractura muscular, la fisioterapia puede ayudar mediante la implementación de estiramientos, movilizaciones articulares, tratamiento manual y posicionamiento adecuado. En caso de daño neurológico, la fisioterapia puede ayudar a los bebés a alcanzar hitos importantes en su desarrollo como gatear, sentarse y caminar, fortaleciendo los músculos y mejorando la coordinación motora y el equilibrio.

Como ves, la fisioterapia infantil acompaña al peque en cada momento de su crecimiento y desarrollo. Ayudando a mejorar su calidad de vida sea cual sea su patología o problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu carrito